RenaceTCA

Tratamiento de la bulimia en Zaragoza

Renace TCA: Especialistas en el tratamiento de la bulimia

Quiénes somos y cómo podemos ayudarte

Renace es una clínica ubicada en Zaragoza especializada en el tratamiento especializado e interdisciplinar de los trastornos de la conducta alimentaria, anorexia, bulimia y trastornos de personalidad.

En Renace creemos que la recuperación es posible con el trabajo conjunto del equipo terapéutico, la familia y el paciente.

Contamos con un equipo formado por Psiquiatra, Psicólogo y Nutricionista formado en la materia.

Realizamos tratamientos personalizados a cada paciente y su entorno cercano. Cada caso es tratado con todo el equipo de forma conjunta y con una adicional supervisión clínica. Queremos dar lo mejor a cada paciente para apostar por su recuperación.

Nuestro enfoque en el tratamiento integral de la bulimia

Tras la evaluación inicial y establecimiento del diagnóstico, trabajamos de manera global con la sintomatología de TCA desde las disciplinas correspondientes en constante coordinación. El medico psiquiatra se encargada de la rehabilitación nutricional, seguimiento de condiciones médicas alteradas y del tratamiento farmacológico si es pertinente, el personal de psicología se encarga de los aspectos desregulados psicológicos y de los procesos subyacentes y el nutricionista de los hábitos de la salud relacionados con la alimentación. Se trabajan los aspectos desregulados del paciente, con diferentes técnicas basadas en evidencia empírica. Estas se instauran en el momento que se considera correspondiente y acorde a las necesidades de la persona. Priorizamos el tratamiento individualizado y personalizado.

¿Qué es la Bulimia Nerviosa?

Dentro de la clasificación de los Trastornos de la conducta alimentaria encontramos diversos tipos, entre los más comunes encontramos la Bulimia Nerviosa. Según los criterios diagnósticos del DSM-5 la bulimia se manifiesta en episodios recurrentes de atracones y comportamientos compensatorios inapropiados recurrentes para evitar el aumento de peso. El episodio de atracón se caracteriza por la ingestión excesiva de alimentos, en un período de tiempo muy reducido. Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio y los comportamientos compensatorios utilizados son el vómito autoprovocado, el uso incorrecto de laxantes, diuréticos u otros medicamentos, el ayuno o el ejercicio excesivo. Los atracones y los comportamientos compensatorios inapropiados se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses. La bulimia nerviosa suele comenzar en la adolescencia o en la edad adulta temprana. Los atracones frecuentemente empiezan durante o después de una dieta para perder peso. La experiencia de varios acontecimientos estresantes puede también precipitar el inicio de la bulimia nerviosa.

La Bulimia Nerviosa se diferencia del Trastorno por atracón, en que en este trastorno, los individuos tienen atracones pero no tienen comportamientos compensatorios inapropiados habitualmente. En ciertas afecciones neurológicas u otras afecciones médicas, como el síndrome de Kleine-Levin, se produce una alteración del comportamiento alimentario, pero no aparecen las características psicológicas propias de la bulimia nerviosa, como la preocupación excesiva por el peso y la constitución corporal. En el trastorno de la personalidad límite, también la persona comparte el comportamiento de atracarse, sin embargo se incluye en el criterio de comportamiento impulsivo que forma parte de la definición del trastorno de la personalidad límite. Si se cumplen los criterios del trastorno de la personalidad límite y de la bulimia nerviosa, se deben realizar ambos diagnósticos.

 

Síntomas de la Bulimia

Los síntomas predominantes en la Bulimia nerviosa son:

Atracones manifestados en ingesta excesiva de alimentos, en un periodo reducido de tiempo.

Pérdida de control durante el episodio

Compensación de la ingesta a través de vómitos, ayunos, laxantes, diuréticos o ejercicio compulsivo

Sentimientos de culpa posterior al atracón

Distorsión de la imagen corporal

La gravedad de la bulimia se determina en función de las veces por semana en la que se producen atracones y su extensión en el tiempo.

Causas y factores de riesgo

El origen de los diversos tipos de los trastornos de la conducta alimentaria es multifactorial. Surgen de la interacción de diferentes causas. Las posibles causas de la bulimia incluyen factores genéticos, psicológicos, culturales y ambientales. En referencia a los factores genéticos y fisiológicos en el DSM-5 se recoge que la obesidad en la infancia y el desarrollo puberal temprano aumentan el riesgo de bulimia nerviosa. Puede existir una transmisión familiar de la bulimia nerviosa, así como vulnerabilidad genética para el trastorno. Entre los factores psicológicos más significativos encontramos la excesiva preocupación sobre el peso, la baja autoestima, los síntomas depresivos, el trastorno de ansiedad social y el trastorno de ansiedad generalizada en la infancia que se asocian a un aumento del riesgo de desarrollar bulimia nerviosa. Respecto a las causas ambientales se ha observado que la interiorización de un ideal de cuerpo delgado aumenta el riesgo de desarrollar preocupaciones por el peso, lo cual a su vez aumenta el riesgo de presentar una bulimia nerviosa. Los individuos que sufrieron abusos de carácter físico o sexual en la infancia tienen mayor riesgo de desarrollar bulimia nerviosa.

Factores de riesgo más específicos: En los factores individuales encontramos la predisposición genética y baja autoestima mencionados anteriormente ademas de los rasgos de personalidad, la etapa de la adolescencia y sexo femenino. Los Factores familiares que pueden influir son permanecer en ambientes familiares desestructurados o sobreprotectores  e influye el modelo educativo que transmiten las figuras de referencia En cuento a factores sociales: afecta la presión social por alcanzar el canon de belleza preestablecido, diferentes deportes y profesiones de riesgo y las diferentes experiencias previas y situaciones vitales estresantes. 

Tratamiento psicológico y farmacológico de la bulimia

El tratamiento psicológico será personalizado para cada paciente. En el caso de los TCA, independientemente del tipo que se desarrolle, la parte alterada visible es la alimentación y la relación con el cuerpo. Sin embargo, siempre encontramos diferentes aspectos desregulados. El contexto influye y los rasgos de personalidad también, los diferentes aspectos serán tratados como objetivos de intervención. Los objetivos se acordarán con el consentimiento del paciente y se utilizarán diferentes técnicas de diferentes abordajes de forma individualizada para mayor efectividad.  En la Bulimia Nerviosa está indicado el uso de la fluoxetina, un fármaco antidepresivo. La fluoxetina a dosis altas parece reducir la frecuencia de los atracones y los vómitos y mejorar los síntomas depresivos y ansiosos. El topiramato también ha mostrado su eficacia en el tratamiento de la Bulimia Nerviosa.

Testimonios de personas que ya han superado la bulimia con nosotros

En Renace damos la oportunidad y animamos a los pacientes a contar su historia para poder ayudar a otros pacientes que estén pasando por lo mismo.

Creemos que no hay nada más esperanzador que personas recuperadas de la misma patología para impulsar a otras personas que continúen con su camino de recuperación. Se transmite por parte del equipo que cada mejoría, cada paso y cada reto es una experiencia de éxito. Para nosotros el éxito es la actitud y el compromiso que tengo a lo largo de todo el proceso y no tanto el resultado que puede ser más o menos inmediato

Successful young female entrepreneur talking via internet with partner rising up hand with thumb up

Contamos con diversas historias de pacientes recuperadas y de alta de diagnostico previo de TCA.

Trabajamos con la certeza y confianza absoluta de que la recuperación total es posible. Sin embargo, nos aseguramos de que la recuperación es total, una vez trabajado todos los aspectos desregulados ademas de la rehabilitación nutricional. La prevención de recaídas es una fase extensa en el tiempo y fundamental para alcanzar la recuperación. Los tratamientos son largos en el tiempo por tener que abordar tantos aspectos. 
14 años y un único objetivo: estar delgada

Y aquí empezó todo, lo que casi me quita la vida. Pase de vivir a sobrevivir, por y para complacer a la enfermedad, mi vida giraba entorno a mi cuerpo, la comida y el peso, lo demás pasó a ser un segundo plano, incluso lo que ahora priorizo antes que nada cómo la salud y la felicidad. Sentía que tenia el control total de la situación , todo salía como yo quería que saliera (o eso pensaba), mientras tanto la enfermedad crecía, se iba alimentando y haciéndose cada vez más fuerte y me pedía más y más, nunca era suficiente. Era mi zona de confort, mi mejor amiga. Pero poco a poco se me comió, ya no era yo, ya no era esa Lucia de siempre que no paraba de sonreír, la anorexia me invadió y acabo conmigo pero también con mi familia y amigos. Supongo que toqué fondo, me quedé atrapada en ese fondo un tiempo, pero de ahí ya no podía bajar más , solo me quedaba impulsarme y comenzar a ir hacia arriba. Pasé un ingreso, comencé con terapia psicológica en Renace, y gracias a que un día toqué fondo, vi cómo había perdido todo, cómo me perdí a mi misma, y mis ganas de recuperar todo lo que me hacia feliz con la ayuda de mi psicóloga, a día de hoy estoy aquí, contándoos mi experiencia desde un plano sano, terminando de recuperarme de esa enfermedad que me lo quitó todo.

FAQs

Preguntas frecuentes sobre el tratamiento de la bulimia

Las preguntas más frecuentes en las primeras sesiones se centran en la duración y la frecuencia de las sesiones y en cómo será la progresión y evolución del paciente en relación a la sintomatología. Al no conocer o visualizar cómo será la recuperación, aparecen dudas y preguntas respecto a la misma. Otra de las inquietudes es en cómo abordar la problemática en familia y en los momentos de crisis.

También preocupa si las condiciones médicas alteradas del paciente son irreversibles e influyentes en otros aspectos de su vida. Se transmite que cada caso es personal, pero generalmente tras la rehabilitación nutricional, todos los parámetros tienden a estabilizarse. Otra de las preguntas habituales es si el miedo a engordar desaparece. Con un trabajo completo, no solo desaparece el miedo a engordar sino que se trabaja en la aceptación y satisfacción corporal.

Las pautas las marcarán los diferentes profesionales encargados para el caso de manera personalizada para el caso después de una exploración exhaustiva del caso. Las pautas más generales que suelen favorecer a la recuperación en la mayoría de los casos son cumplir con un plan de pautas nutricionales, en el que incluirá el número de comidas, los alimentos incluidos en el menú, horarios establecidos para las comidas, higiene en la mesa, acompañamientos en las comidas, reposos posteriores, normas para utilizar el baño.

En el caso de mayores de edad, el responsable de cumplir con el plan establecido de tratamiento es el propio paciente. Los familiares deberían quedar al margen de marcar si se está cumpliendo con lo establecido. Los familiares pueden observar si hay un cumplimiento y proporcionar esa información a los profesionales para que sean ellos los que puedan hacer un abordaje de lo observado. Evitar dar feedback sobre el cumplimiento puede evitar conflictos con la persona que padece la enfermad. En el caso de los menores de edad, los familiares tienen un papel más activo. En ambos casos, los familiares tienen un papel fundamental y su implicación en la recuperación es fundamental. 

Mantener una actitud de comprensión hacía la persona que lo padece. después de un episodio las emociones que surgen son muy desagradables y es importante que el entorno no tenga una actitud de reproche. Preguntar siempre por el estado emocional y por cómo necesita la persona la ayuda para poder adaptarlo a las necesidades de la persona.

Generalmente los atracones suelen darse en solitario por la vergüenza y culpa que genera en la persona que los padece. Sin embargo, en alguna ocasión en las ingestas, las personas no sienten capacidad de autocontrol. Si estamos viviendo el episodio, debemos esperar a que termine, para preguntar por el estado de alteración del paciente, no hablar de la ingesta, sino de el motivo por el que ha recurrido a la comida y por las emociones previas al episodio.

Si me veo reflejado en lo mencionado anteriormente. Si siento pérdida de control a la hora de las ingestas o tengo la necesidad sin hambre fisiológica de aliviar mi malestar a través de la comida, si después del atracón por sentir culpabilidad por el episodio no puedo frenar las ganas de expulsar los alimentos y si tengo una mala relación con mi imagen corporal, manifestada en un deseo de alcanzar una perdida de peso.

Abarca una combinación de terapia psicológica y supervisión médica, que comprende psicoeducación sobre alimentación, y tratamiento farmacológico adyacente en alguno de los casos. La evidencia demuestra que el tratamiento integral de psicoterapia y tratamiento farmacológico es el más eficaz. La terapia cognitivo conductual (TCC) es la terapia de elección según la evidencia, para la disminución de las conductas desadaptativas y la psicopatología. Sin embargo, se procederá a aplicar las técnicas más adecuadas para cada paciente en función de las características del caso y de la colaboración del paciente.

El tratamiento de un trastorno de la conducta alimentaria suele oscilar entre 1 y 4 años. Son tratamientos intensivos y extensibles en el tiempo por la dificultad encontrada en diferentes ámbitos de la vida que quien lo padece. Tratamos de abordar la parte nutricional y de condiciones físicas, pero también las diferentes dificultades psicológicas previas al trastorno y las dificultades que también van surgiendo a lo largo del tratamiento. Regular los diferentes obstáculos a través de una buena gestión emocional, y aprender a poner en practica los recursos y herramientas de espacio terapéutico, requiere de tiempo.

Cuestionando la veracidad de pensamientos, reflexionar acerca de si los pensamientos están basados en una creencia racional o irracional. Las creencias racionales son flexibles y están basadas en argumentos y hechos objetivos y no basadas en subjetividad como las irracionales.  Las creencias irracionales son pensamientos rígidos no reales que generan malestar y sufrimiento. Desvincularse de esos pensamientos puede ayudar a reducir su aparición y realizar actividades placenteras para gestionar emociones puede favorecer a desfocalizar la atención en esos pensamientos.

Los familiares y amigos son fundamentales en el proceso de recuperación. Dada la complejidad de la patología, requiere de personas dispuestas a ayudar y disponibilidad para desahogo emocional. El prestar apoyo desde la comprensión, no juicio e intento de empatizar con el paciente puede favorecer a la recuperación. Preguntar sobre el estado emocional, prestar la ayuda preguntando cómo la necesita la persona que lo padece. No dejándose manipular por las conductas de enfermedad, compadecer puede ser un error por exceso de sobreprotección y no buscando culpables ya que la enfermedad es de origen multifactorial.

Contáctanos para iniciar tu tratamiento para superar la bulimia

Lo primero es una llamada. Ahí te haremos unas preguntas para saber un poquito sobre ti y que nos preguntes lo que quieras del tratamiento. 

Después agendamos una primera sesión de valoración y exploración con psicología. Si el paciente es menor de edad tendrán que venir los dos padres. Si es mayor de edad podrá venir solo o acompañado. Ahí tendremos más información y podremos comenzar el tratamiento indicando la frecuencia y derivación a los distintos profesionales.

Puedes contactarnos por:

Responsable de los datos: Marta Tena, responsable de esta web. Finalidad de los datos: Gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Siteground Spain S.L. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información. Para más información: Política de privacidad

Llámanos: 613 001 069