RenaceTCA

Tratamiento para el trastorno de atracón en Zaragoza

Renace TCA: Especialistas en el tratamiento para el trastorno de atracón

Quiénes somos y cómo podemos ayudarte

Renace es una clínica ubicada en Zaragoza especializada en el tratamiento especializado e interdisciplinar de los trastornos de la conducta alimentaria, anorexia, bulimia y trastornos de personalidad.

En Renace creemos que la recuperación es posible con el trabajo conjunto del equipo terapéutico, la familia y el paciente.

Contamos con un equipo formado por Psiquiatra, Psicólogo y Nutricionista formado en la materia.

Realizamos tratamientos personalizados a cada paciente y su entorno cercano. Cada caso es tratado con todo el equipo de forma conjunta y con una adicional supervisión clínica. Queremos dar lo mejor a cada paciente para apostar por su recuperación.

Enfoque integral en el tratamiento del trastorno de atracón

El enfoque integral del tratamiento del trastorno de atracón es semejante al de el resto de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). En este caso, se observa la alteración en la alimentación y el peso, pero lo que aparece de base es un profundo malestar que se intenta gestionar y solucionar de forma desadaptativa con la alimentación. El tratamiento se aborda de forma interdisciplinar. Se trabaja desde el ámbito de la psicología, psiquiatría y nutrición. Las terapias utilizadas se centran en el abordaje desde el ámbito cognitivo-conductual e interpersonal. Desde psiquiatría se marcan pautas concretas para trabajar en el plan de vida y se considera la opción de valorar tratamiento farmacológico en el caso de que se considere apropiado y necesario para la estabilización médica y psicológica. Y, por último, desde el ámbito de la nutrición, se aportan pautas concretas para establecer patrones alimentarios saludables y guiar en la normalización de dichos patrones.

¿Qué es el trastorno de atracón?

Según el DSM-5, El Trastorno de atracón (TA) se define como una alteración de la alimentación que supone la presencia de episodios de atracón (este se define como la ingesta de una gran cantidad de alimentos en un tiempo limitado con una sensación de falta de control sobre la misma) sin la realización de una conducta de compensación a posteriori. Esta conducta está marcada por un profundo malestar que tiene lugar, al menos, dos días a la semana durante un periodo de seis meses. Normalmente los pacientes con esta patología tienden al sobrepeso o a la obesidad.

Por un lado, se diferencia de la Bulimia Nerviosa (BN) en que en esta sí se realizarían conductas compensatorias tras el episodio de atracón, debido a que aparece una repetida autoevaluación del peso y la imagen corporal, por lo que se tiene el objetivo de no ganar peso. Y, por otro, de la obesidad en que, a pesar de que las personas con trastorno por atracón puedan tener características similares respecto al peso, en la obesidad no necesariamente aparecen episodios de atracón. Además, las complicaciones médicas suelen ser algo mayores en el trastorno por atracón.

Síntomas y señales de alerta del trastorno de atracón

Síntomas

Los síntomas del trastorno de atracón son (DSM-5):

1. Presencia de atracones recurrentes (entendiendo el atracón como la ingesta de gran cantidad de alimentos en un corto espacio de tiempo acompañada de una sensación de pérdida de control por la propia ingesta).

2. Estos se acompañan de distintas características en el momento de las ingestas:

    • Comer más rápido de lo normal. 
    • Comer hasta tener la sensación incómoda de estar lleno.
    • Comer gran cantidad de alimentos cuando no se tiene hambre.
    • Comer en solitario, debido a la incomodidad que supone comer con más gente.
    • Sentirse a disgusto, depresivo o culpable tras dichas ingestas de comida.

3. Malestar tras los episodios de atracón. 

4. Estos episodios se suelen dar, al menos, dos a lo largo de la semana durante un periodo de seis meses.

Señales de alerta

Observas que la persona come más rápido de lo normal.

Sigue comiendo a pesar de no tener hambre.

Expresa mucho malestar tras las comidas y se encuentra más cansado de lo habitual.

Tiende a aislarse y prefiere hacer las comidas solo.

Ha habido un cambio brusco de peso de forma muy notable.

Desaparece comida de la nevera sin razón alguna.

Causas y factores de riesgo

Las causas y factores de riesgo que encontramos en esta patología son diversos. Es una enfermedad multicausal en la que intervienen factores tanto individuales como familiares y sociales. Como factores individuales encontramos la predisposición genética, rasgos de personalidad (de índole más impulsiva), tener baja autoestima, estar en la adolescencia como etapa del ciclo vital y el sexo femenino. Respecto a factores familiares, se encuentran ambientes familiares desesrtucturados o muy sobreprotectores y la educación familiar que han presenciado, sobre todo, relacionada con el uso excesivo de dietas restrictivas. Por último, en el ámbito social se encuentra la presión social por adelgazar y tener un modelo de belleza ideal, además de experiencias previas estresantes (como por ejemplo haber vivido un trauma).

Tratamiento psicológico y apoyo nutricional para el trastorno de atracón

El tratamiento se realiza de forma interdisciplinar, con el apoyo de la terapia psicológica, sesiones de psiquiatría y asesoramiento nutricional, principalmente. La terapia psicológica cognitivo-conductual y terapia interpersonal se utiliza para explorar el origen del malestar que se encuentra detrás del origen del inicio de los episodios de atracón. Es importante conocer el estado emocional y el origen de dichos atracones. Normalmente están asociados a tensión, soledad, preocupaciones, aburrimiento o un estado de ánimo más bajo. Además de estas terapias, recalcar que para la gestión emocional se pueden utilizar diversos abordajes, como puede ser la intervención en el trauma, la terapia sistémica familiar, etc.

En las sesiones de psiquiatría se valora principalmente el tratamiento farmacológico para ayudar a la estabilización médica y psicológica en el caso que se considere apropiado. Y, por último, desde el prisma nutricional, es de especial importancia trabajar la comorbilidad con el sobrepeso o la obesidad en el caso de que la hubiese. Es imprescindible normalizar los patrones alimentarios, educar y guiar en la alimentación, aportar información nutricional basada en un patrón de alimentación saludable, establecer objetivos para el cese de los atracones, reintroducir de forma supervisada los alimentos que suelen aparecer en el momento del atracón y, cuando sea necesario, introducir métodos de control de peso no restrictivos para facilitar su estabilización a largo plazo. Al igual que en la Bulimia nerviosa, en el Trastorno por atracón, hay evidencia de que algunos fármacos (antidepresivos, topiramato) pueden reducir los vómitos y los atracones.

Testimonios de pacientes en recuperación

En Renace damos la oportunidad y animamos a los pacientes a contar su historia para poder ayudar a otros pacientes que estén pasando por lo mismo.

Creemos que no hay nada más esperanzador que personas recuperadas de la misma patología para impulsar a otras personas que continúen con su camino de recuperación. Se transmite por parte del equipo que cada mejoría, cada paso y cada reto es una experiencia de éxito. Para nosotros el éxito es la actitud y el compromiso que tengo a lo largo de todo el proceso y no tanto el resultado que puede ser más o menos inmediato

Successful young female entrepreneur talking via internet with partner rising up hand with thumb up

Contamos con diversas historias de pacientes recuperadas y de alta de diagnostico previo de TCA.

Trabajamos con la certeza y confianza absoluta de que la recuperación total es posible. Sin embargo, nos aseguramos de que la recuperación es total, una vez trabajado todos los aspectos desregulados ademas de la rehabilitación nutricional. La prevención de recaídas es una fase extensa en el tiempo y fundamental para alcanzar la recuperación. Los tratamientos son largos en el tiempo por tener que abordar tantos aspectos. 
14 años y un único objetivo: estar delgada

Y aquí empezó todo, lo que casi me quita la vida. Pase de vivir a sobrevivir, por y para complacer a la enfermedad, mi vida giraba entorno a mi cuerpo, la comida y el peso, lo demás pasó a ser un segundo plano, incluso lo que ahora priorizo antes que nada cómo la salud y la felicidad. Sentía que tenia el control total de la situación , todo salía como yo quería que saliera (o eso pensaba), mientras tanto la enfermedad crecía, se iba alimentando y haciéndose cada vez más fuerte y me pedía más y más, nunca era suficiente. Era mi zona de confort, mi mejor amiga. Pero poco a poco se me comió, ya no era yo, ya no era esa Lucia de siempre que no paraba de sonreír, la anorexia me invadió y acabo conmigo pero también con mi familia y amigos. Supongo que toqué fondo, me quedé atrapada en ese fondo un tiempo, pero de ahí ya no podía bajar más , solo me quedaba impulsarme y comenzar a ir hacia arriba. Pasé un ingreso, comencé con terapia psicológica en Renace, y gracias a que un día toqué fondo, vi cómo había perdido todo, cómo me perdí a mi misma, y mis ganas de recuperar todo lo que me hacia feliz con la ayuda de mi psicóloga, a día de hoy estoy aquí, contándoos mi experiencia desde un plano sano, terminando de recuperarme de esa enfermedad que me lo quitó todo.

FAQs

Preguntas frecuentes sobre el tratamiento del trastorno de atracón

NO. Es contraproducente, debido a que con esta conducta estamos culpabilizando y avergonzando a la persona respecto a su comportamiento. Está intentando gestionar un malestar profundo a través de la alimentación, no es por falta de voluntad.

Es importante que no juzgues el comportamiento alimentario y que no intentes evitarlo, ya que es totalmente contraproducente. Si quieres hablar de la conducta, hazlo en un momento donde veas que tu hijo/a está más tranquilo y que no hay alimentación de por medio. Pregúntale desde la comprensión y empatía, ya que son conductas que generan mucha vergüenza y malestar. Acompáñale emocionalmente, no invalides sus emociones y, sobre todo, pregúntale cómo puedes ayudarle.

No, no refuerces ni castigues el episodio de atracón. No puedes controlar o evitar que tu hijo/a deje de hacerlo por mucho que lo intentes. No es tu responsabilidad, es la suya.

No culpes ni busques culpables ante el episodio de atracón. Tampoco permitas que la comida sea un arma ni que esta sea el centro de atención del sistema familiar, puede reforzar y prolongar el problema. Y, por último, no dejes que sea él/ella quien marque los horarios y las actividades familiares; tiene que ser responsable de su propio comportamiento.

Muestra comprensión y disponibilidad, pero deja espacio y tiempo para que sea él/ella quien pida esa ayuda. A veces, puedes tener la sensación de no estar ayudando lo suficiente, pero con pequeños actos y palabras de respeto y comprensión libre de juicio se demuestra mucho más de lo que uno cree. 

Es importante que también tengas tu propio espacio y tiempo de desahogo. Pide ayuda profesional para poder acompañar y sostener a nivel emocional la problemática.  

Es importante que se reflexione acerca de si en algún momento uno considera que su relación con la alimentación, el peso, la imagen o el ejercicio físico no se está realizando de forma adecuada, que acuda a un profesional. Si uno se ha visto identificado en algún momento en todo lo que se ha ido explicando anteriormente, es probable que su relación con la comida no sea sana y, por tanto, requiera de ayuda externa para conocer qué hay detrás de esas conductas.

El tratamiento que ofrece resultados más satisfactorios en el abordaje del trastorno de atracón es el combinado, que se compone de terapia psicológica y farmacológica. Las terapias disponibles a nivel psicológico son la terapia cognitivo-conductual y la terapia interpersonal. La terapia cognitivo-conductual está centrada en identificar situaciones problemáticas en la vida cotidiana, conocer los pensamientos negativos que se generan de forma automática ante las mismas y reestructurarlos. Por otro lado, la terapia interpersonal se centra en los aspectos emocionales que están asociados a las relaciones interpersonales y que se ha observado que pueden tener relación con la alteración de los patrones de conducta alimentaria. De forma complementaria, también se utilizan otros abordajes como la intervención en trauma o la terapia sistémica familiar para trabajar la gestión emocional. Respecto a la terapia farmacológica, se recomiendan los antidepresivos y antiepilépticos, principalmente.  

Al igual que ocurre con el resto de TCA, el trastorno de atracón requiere un tratamiento intensivo y extensivo en el tiempo. De esta forma, las sesiones se establecen de manera semanal y la duración tiende a ser de 1 a 5 años, aproximadamente. Para trabajar en la prevención de recaídas, aunque al inicio las sesiones son semanales, se van espaciando a lo largo del tiempo, de manera que se pasa a frecuencia quincenal, mensual, trimestral y, finalmente, a demanda hasta que se considere oportuno dar el alta.

Las pautas generales que se suelen ofrecer para gestionar los comportamientos y pensamientos relacionados con la alimentación son:

- Mantén horarios fijos para estructurar las comidas. 

- Tómate tiempo para elaborar los platos de las ingestas, esto ayudará a gestionar la sintomatología más ansiosa.

- Come de forma pausada y realizando respiraciones más o menos profundas a lo largo de la ingesta. 

- No realices restricciones, ya que incrementará la probabilidad de tener un atracón próximo.

- No tengas prisa en cesar los episodios de atracón. Es un tratamiento largo en el tiempo. Ten paciencia y confía en el proceso.              

El apoyo familiar es un factor muy importante en el tratamiento. La familia en muchas ocasiones no conoce el procedimiento y las indicaciones necesarias y adecuadas del mismo. Es esencial ofrecer psicoeducación a la familia para que conozcan las pautas para no realizar conductas contraproducentes y agravar la sintomatología. El hecho de poder ofrecer pautas y acompañamiento a la familia aporta muchos beneficios tanto para la propia familiar como para el tratamiento del paciente. El paciente se siente acompañado y comprendido, debido a que los familiares aprenden a acompañar a la persona y van comprendiendo y entendiendo mejor la sintomatología de la enfermedad y cómo lidiar con ella en sus distintas etapas del proceso. 

Contáctanos para iniciar tu camino hacia la recuperación

Lo primero es una llamada. Ahí te haremos unas preguntas para saber un poquito sobre ti y que nos preguntes lo que quieras del tratamiento. 

Después agendamos una primera sesión de valoración y exploración con psicología. Si el paciente es menor de edad tendrán que venir los dos padres. Si es mayor de edad podrá venir solo o acompañado. Ahí tendremos más información y podremos comenzar el tratamiento indicando la frecuencia y derivación a los distintos profesionales.

Puedes contactarnos por:

Responsable de los datos: Marta Tena, responsable de esta web. Finalidad de los datos: Gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Siteground Spain S.L. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información. Para más información: Política de privacidad

Llámanos: 613 001 069